¿Balneario con niños? ¡Sí, se puede¡ y es un magnífico plan para toda la familia

¿Puedo ir con mis niños al Balneario? esta es una pregunta que se repite mucho en nuestras redes y que queremos despejar en este blog con un poco más de calma.

Pero la respuesta es SI

El Balneario de Ledesma es un espacio ideal para el turismo familiar y de salud. Su enclave, en una dehesa a orillas del Tormes, de alto valor medioambiental, y las posibilidades que brinda para el descubrimiento de flora, fauna y la relajación en la naturaleza hacen de la propuesta del Balneario de Ledesma una experiencia muy recomendable para disfrutar en familia. Si a este se añade la posibilidad de hacer canoa, senderismo, btt, rappel o descubrir el impresionante patrimonio histórico y cultural de la comarca, que combinan desde restos medievales de gran valor (en la misma Villa de Ledesma), a rutas literarias o Museo de la Falla (geológico, en Juzbado, a solo 4 kms andando por la vieja senda de Baños), molinos ribereños, cuevas eremíticas, o árboles de los más antiguos de Europa, la oferta empieza a ser ya irrechazable.

El Balneario cuenta además en determinadas fechas con talleres específicos para los más pequeños, cursos y campamentos en inglés, la ruta guiada Marco Aurelio, con zonas de avistamiento de grandes aves, y también por la noche, de privilegiado observatorio de estrellas (sin contaminación lumínica) y en verano una espectacular piscina con toboganes que hacen la delicia de todos.

Pero volvamos a la pregunta original ¿pueden entrar los niños al Balneario, es decir, a los Baños termales propiamente dichos?

La respuesta también es SI, aunque establezcamos en este punto algunas consideraciones importantes:

al tratarse el de Ledesma de un Balneario de aguas termales sulfuradas, de alta mineralización y a una temperatura elevada (46º), estas aguas no son recomendables para bebes o niños pequeños, de menos de 4 años, por lo que los más pequeños ( de 0 a 3 años) no podrían acceder a la zona termal. Hay que tener en cuenta que son espacios para el relax, donde se dispensan unos tratamientos específicos, con técnicas que requieren un rigor.

Pero a partir de 4 años, con la supervisión de un adulto, o de un profesional o monitor a su cargo, los niños y niñas ya pueden disfrutar de todas las “cosas buenas” que aporta el agua termal y que comiencen a poner en valor la prevención de la salud como uno de los tesoros importantes para la vida. En este punto es importante destacar que quizás no puedan hacer todos los tratamientos, pero como el resto de personas. Y nos explicamos: al llegar al Balneario de Ledesma, tanto adultos como peques deberán pasar una consulta médica con nuestros especialistas. Es un pequeño chequeo donde nuestros profesionales especialistas en Hidrología médica comprueban y personalizan los tratamientos en función de sus singularidades: si están sanos, padecen dolencias, que pueden necesitar para estar mejor… Las estufas, por su exigencia al calor y al vapor, no pueden realizarse hasta a partir de los 6 años, aunque también hay que reseñar que hay adultos que por sus dolencias o situación tampoco podrán hacer algunos de todos los tratamientos o técnicas con las que cuenta el Balneario de Ledesma.

Momentos para cuidarse y para jugar y divertirse.

Hasta hace poco tiempo la mayoría de los clientes de los balnearios eran solo adultos, sin embargo, en los últimos años, cada vez más niños acuden a estos centros tanto con una finalidad recreativa como para beneficiarse de las propiedades de las aguas termales y curar determinadas patologías, usando siempre estos tratamientos como un complemento dentro de una estrategia terapéutica global.

Por tanto, los niños y niñas también podrán disfrutar de las aportaciones del agua mineromedicinal con la supervisión adecuada. Especialistas franceses, donde está más extendido el uso de su red de balnearios en el ámbito escolar (son programas públicos no solo circunscritos al IMSERSO como aquí), demostraron hace años que el termalismo establece un vínculo de confianza que les ayudará a su desarrollo, además de fijar buenos hábitos adquiridos ya desde la niñez marcarán la edad adulta.

Si el cuerpo de un adulto está formado aproximadamente por un 65% de agua, en el caso de los niños esa cantidad se eleva hasta el 80%. Por tanto, los niños requieren un mayor recambio hídrico.

“El concepto de balneario ha cambiado con los años y por eso ahora apostamos por los niños, antes el balneario se concebía solo para cuidar la salud y por eso se reservaba para adultos. Ahora se busca también prevenir, y ahí es donde es clave que los niños también disfruten de esta agua”

En cuanto a tratamientos terapéuticos, desde el Balneario de Ledesma somos muy conscientes de los beneficios que nuestras aguas pueden aportar a los peques, algunos con problemas de salud. En esta línea, nuestro equipo de médicos supervisan los programas, adaptándolos, por ejemplo, a enfermedades respiratorias, tipo asma bronquial o bronquiolitis, rino-faringitis, catarro común, sequedad de las mucosas respiratorias, sinusitis obstructivas, infecciones respiratorias agudas y crónicas, obstrucción nasal recidivante, alergias respiratorias… tratamientos que se dispensan en las salas de inhalaciones y que son muy valorados por las familias Los objetivos principales de nuestros tratamientos infantiles son, entre otros, lograr una buena ventilación bronco-pulmonar, disminuir el consumo de medicamentos, ofrecer confianza al niño con su enfermedad o evitar las crisis de asma bronquial.

Las enfermedades respiratorias como las afecciones bronco-pulmonares son la primera causa médica por la que los más pequeños de la casa acuden a los balnearios, seguida de cerca por las enfermedades de la piel, como la dermatitis atópica. Otra de las patologías para las que se recomienda el uso minero-medicinal es el retraso en el crecimiento, la apatía, la falta de apetito, el nerviosismo, la ansiedad e incluso la hiperactividad infantil.

Los tratamientos infantiles pueden contribuir a curar enfermedades respiratorias o de la piel, así como la ansiedad o el nerviosismo

Alojamiento para las familias

En nuestro hotel Balneario disponemos de varias habitaciones con capacidad para 3 ó 4 personas, y apartamentos de más capacidad, donde niños y papás podrán alojarse cómodamente y disfrutar al máximo de nuestro Balneario de Ledesma y su privilegiado entorno. El verano es la mejor fecha, por la propia estación y las horas de luz que nos brindan para descubrir parajes y disfrutar de las instalaciones, las actividades y un ambiente familiar intergeneracional.

No dude en consultar a nuestros especialistas

Teléfono 923 149 100

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies