Hidrología

Hidrología

Aunque en muchos lugares se emplee la palabra Balneario como reclamo de clientes, en aras de la verdad hay que afirmar que en algunas ocasiones esta denominación no se corresponde con la realidad. Como argumento probatorio de este hecho aportamos la definición de Balneario:

“Se considera balneario a una instalación situada a pie de manantial que, aprovechando las propiedades de sus aguas, las utiliza para el tratamiento y prevención de enfermedades, así como para la conservación de la salud en su más amplio sentido. Todo balneario, además de Aguas Mineromedicinales declaradas de Utilidad Pública, tiene que disponer de Servicio Médico e instalaciones adecuadas para llevar a cabo los tratamientos que se prescriben”.

Cada vez es más frecuente que los agüistas acudan a balnearios no para tratar dolencias, sino para realizar una cura de prevención. En este sentido, el Balneario de Ledesma, es el lugar perfecto para conseguir este objetivo. A nuestro juicio este tipo de curas están indicadas en toda la población y especialmente en aquellas personas que, por predisposición familiar (herencia), sean propensas a sufrir enfermedad del aparato locomotor y respiratorio.

Beneficios

  • Alivio y relajación muscular. También atenúa el dolor de espalda, articulaciones.
  • Disminución del dolor general debido a la calidez y presión que ejerce los diferentes chorros de agua sobre las zonas del cuerpo.
  • La gravedad es contrarrestada por la flotabilidad, facilitando el movimiento y así, la ejercitación.
  • Aumento muscular, incremento de la fuerza y la resistencia debido a la mayor resistencia en el agua.
  • Disminuye la inflamación, debido a la presión hidrostática.
  • Mejora el equilibrio y la estabilidad.
  • Disfrute y confianza para moverse mejor.
  • Combate el insomnio y el estrés, ayuda efectivamente al sueño natural, relajando el cuerpo y descansando, permitiendo un sueño más profundo y reparador.
  • La acción del calor acompañado de un masaje con chorros de agua y aire ayuda al flujo sanguíneo a circular con más facilidad aliviando cefaleas tensionales, el dolor de las zonas del cuello, hombro, lumbares…
  • El calor húmedo asociado a la hidroterapia es a menudo beneficioso para aquellos que padecen enfermedades respiratorias como la bronquitis, congestiones, asma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies