Las inhalaciones termales y el poder ancestral de las aguas de Ledesma

“El uso medicinal de estas aguas, sube a la antigüedad más remota.Se conservan restos de termas romanas, que fueron destruidas; y hay tradición de haber restablecido los baños de Ledesma, un moro llamado Cepha” Pedro María Rubio, en su Tratado de las Fuentes de España, en 1853.

Inhalaciones termales: Técnica que pretende hacer llegar los efectos beneficiosos de las Aguas al árbol respiratorio de forma general y a las vías respiratorias bajas en particular. Se basa en la inhalación de vapor y agua termal dirigidos al tratamiento de afecciones respiratorias. Es una técnica muy eficaz para limpiar el aparato respiratorio, y en nuestros días, en la deshabituación tabáquica, en los procesos alérgicos y asmáticos de los niños, etc. Prevención de la salud.

Uno de los servicios balnero terápicos más apreciados y con más tradición en los Baños de Ledesma es el servicio de inhalaciones. Su uso se remonta a tiempos remotos, cuando ya los “sabios” animaban a los bañistas y enfermos a respirar los vapores de las aguas que brotaban del ancestral manantial. Este conocimiento, apoyado en otros tratados científicos posteriores, como los escritos por Alfonso Limón Montero o José Colmenero, en el siglo XVII, o el más conocido del que fuera una de las figuras doctas más sobresalientes en el exclusivo Gremio del Claustro de Profesores de la Universidad de Salamanca, Diego Torres de Villarroel, fueron el mejor altavoz para dar a conocer las aguas de Ledesma con una publicidad que la llevó al selecto grupo de “las más afamadas del reino”.

Eran otros tiempos, sin distorsiones en publicidad y marketing, pero que hicieron del Balneario de Ledesma un lugar de peregrinación en torno al agua y a una evidencia que va más allá de la fe: la eficacia de la hidrología médica.

Esa fama le abrió a nuestro Balneario el camino en el siglo XX para conectar la tradición de los baños e inhalaciones con la necesidad de cuidados y prevención que necesitaba los numerosos trabajadores del carbón de entonces. Una minería de batalla, en pozos, frentes y polvorientos tajos, que  causaban estragos en el aparato respiratorio de miles de mineros.

Y así, las inhalaciones pasaron a ser en distintas épocas no solo una de las principales indicaciones del Balneario, sino de las más reclamadas y valoradas para tratar afecciones en nariz, laringe, tráquea y bronquios; asma bronquial, laringitis, sinusitis, catarros crónicos, asma, etc… hasta las bronquitis crónicas del fumador o el tabaquismo, más de nuestros días.

En todas estas afecciones,  la terapia termal con agua sulfurada supone un importante apoyo al tratamiento tradicional con resultados muy positivos en un gran número de casos.

En los años 80 y 90, en tiempos de Pedro Delgado y Miguel Induráin, fueron varios los equipos ciclistas y deportistas, incluidos los citados, y de otras especialidades deportivas que llegaron a Ledesma convencidos de mejorar con sus estancias la capacidad pulmonar a la hora de preparar pruebas competitivas muy concretas y exigentes.

Aplicación: Rápido efecto en los pacientes 

Los responsables de los servicios médicos y de inhalaciones del Balneario de Ledesma señalan en su informe  que “de todos los tratamientos disponibles para estas afecciones respiratorias: aerosoles, ducha nasal, ducha microlizada, baño de vapor, sauna nebulizada e inhalación, es la inhalación, la que tiene una mayor demanda y la que tiene un efecto más rápido en los pacientes”.

La inhalación es básicamente el vapor de agua sulfurada proyectado directamente sobre nariz y boca. Los equipos que dispone el balneario de Ledesma son de última generación y garantizan la correcta aplicación del tratamiento. La técnica hace llegar los efectos beneficiosos de las aguas al árbol respiratorio de forma general, y a las vías respiratorias bajas en particular. La técnica resulta muy eficaz para un amplio abanico, como la deshabituación tabáquica, los procesos alérgicos y asmáticos de los niños, etc. Está demostrado que sobre las mucosas ejerce un efecto similar que sobre la piel: hidrata, dilata los vasos sanguíneos, depura y calma.

Las aguas del balneario de Ledesma están catalogadas como sulfurado sódicas, bicarbonatadas, magnésicas; de baja mineralización e hipertermales, pues surgen a 46ºc.

El tipo de agua termal de elección en las distintas patologías del árbol respiratorio, tanto vías superiores como inferiores, es la sulfurada. Esto es así porque el azufre es un componente mineral esencial para el buen funcionamiento de las células de revestimiento de la mucosa respiratoria, de la producción de moco y de la actividad ciliar (los cilios son elementos que con su movilidad favorecen la eliminación del exceso de moco y con él arrastrar hacia el exterior los gérmenes que provocan distintas infecciones).

Nuestros expertos señalan que las aguas sulfuradas mejoran la circulación local, lo que se traduce en una mejoría del trofismo de los tejidos, acción antinflamatoria, efecto antitóxico, cicatrizante. Asimismo tienen acción mucolítica y excito-secretora. Esto les hace especialmente indicadas en diversos procesos crónicos como son las rinitis cránicas (vasomotoras, alérgicas), faringitis, sinusitis, laringitis, bronquitis crónicas, asma.

Para la aplicación de las aguas en el Balneario se usa la forma de vapor y la de spray, que se diferencian por el tamaño de la gota de agua. Para el vapor se usan los aerosoles y las inhalaciones, si es aplicación local, y las estufas si es general. En estas técnicas el tamaño de la gota es más pequeño (hasta 5 micras) y homogéneo, permitiéndonos llegar más lejos en el árbol bronquial.

Para el spray usamos las duchas y pulverizaciones. Aquí la gota de agua es más gruesa y nos permite un mayor efecto de limpieza en vías altas (nariz, faringe).

Sabedores de que muchos de nuestros clientes aprecian estos tratamientos con inhalaciones especialmente en invierno y primavera, por la mayor incidencia sobre el aparato respiratorio, el Balneario de Ledesma abrirá las puertas de la nueva temporada 2017, que se prolongará hasta mediados de diciembre, el próximo 12 de marzo. Para cualquier consulta o reserva no dude en llamarnos al teléfono 923 149 100.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies