¿Por qué no puede faltar la cosmética termal en tu neceser?

Además de hidratar, tienen múltiples beneficios para la piel, por eso las aguas termales han convertido ya en el ‘must have’ de la belleza.

 ¿Quieres saber cuál es la mejor para tu rostro?

Ya llevamos unas cuantas semanas de otoño y aún queda el invierno…el frío, las pocas horas de luz, la sequedad en la piel.  Por eso debemos extremar el cuidado y ocuparnos a fondo de nuestra piel y nuestro aspecto, sin duda indicadores de salud. Porque nada es tan bello como la salud. Mucha gente considera que al decir adiós al bien tiempo, con la menor exposición de la piel al aire, ya no es necesario cuidar o hidratar tanto la piel. Pero es al revés.

Y qué mejor para hacerlo  que aprovecharse de la revolución que lleva consigo la cosmética termal, que ensimismo no es más que la puesta en valor de recursos ya conocidos, pues los manantiales de balneario suelen ser de uso ancestral, y ponerlos al servicio del conocimiento científico presente de los hidrólogos médicos y de los laboratorios especializados. Así que aquí te traemos varios motivos para que te conciencias y apuestes por cosméticos termales y otros productos que utilizan las propiedades de este tipo de aguas, sulfuradas y supermineralizadas, gracias a los procesos naturales de filtrado que durante años y años recorren el interior de las cavidades de la tierra hasta surgir en manantiales como el del Balneario de Ledesma, firma que acaba de sumarse a esta moda lanzando una completa y cuidada línea cosmética que poniendo en valor su principal recurso, propone una gama de productos para el cuidado e higiene de la piel que promete abrirse un hueco en nuestro baño y neceser.

La cosmética termal, cuyo principio activo son las propiedades del agua mineromedicinal, aporta numerosos beneficios para la piel. En espacios reducidos podemos obtener aguas muy diferentes, ya que en un mismo punto pueden confluir aguas de flujos de muy distintas procedencias, dependiendo de la composición tectónica del subsuelo, fracturas o actividad volcánica. Cada uno de estos flujos subterráneos tiene unas propiedades características que dependen de la geología del terreno, pero también de su propio discurrir, más o menos profundo y más o menos rápido, que normalmente se mide en decenas de años aunque pruebas realizadas en determinados lugares han llegado a establecer flujos de más de un siglo.

Los componentes del agua son analizados y combinados con otros elementos externos, para completar los beneficios y asegurar que sus propiedades se mantienen. El agua mineromedicinal es captada en una cantidad suficiente para la fabricación de los cosméticos, conforme solicita el laboratorio.

El proceso de captación es realizado en manantiales de los balnearios, con la atención y el cuidado debido para no alterar la composición del agua, que es envasada en recipientes especiales para el transporte. El agua es transportada al laboratorio, donde empieza el proceso de fabricación del cosmético.

El resultado de todo este proceso es un cosmético de alta calidad, que lleva en su composición las propiedades terapéuticas del agua mineromedicinal del balneario, lo que le confiere una personalidad única en el mercado.

Pero ¿en que se singulariza cada agua termal?, por ejemplo en el Balneario de Ledesma, tan ligado a Asturias por el Grupo Montepío, de origen minero, el elemento fundamental es su manantial declarada de Utilidad Pública el 31 de mayo de 1886.

El agua que mana del interior de la tierra, a 46,4 grados centígrados, uno de los de mayor temperatura de Europa (hipertermales), le aporta un alto contenido mineral. Su composición es sulfurada, bicarbonatada y clorurado sódica. Su composición química predominan como sustancias disueltas los aniones cloro (Cl )y Bicarbonato (CO3H) y el catión Na+.. La Línea de Cosmética está formulada por tanto con un alto porcentaje de materias de primera calidad: Ac. Hialurónico, Colágeno, Elastina, Coenzima Q10, Vitamina C, Retinol,  aceites vegetales de primera prensión en frío, extractos vegetales, etc.,  por supuesto, libre de parabenos, phenoxyethanol, isothiazolinonas, siliconas y parafinas y con unos envases diseñados con detalle, para la protección del contenido y para que evoquen el lugar y la historia del precioso entorno en el que habitan; continente y contenido en un maridaje perfecto.

La situación de las salas de tratamiento balneoterápico, al lado de la surgencia, y la existencia de conducciones directas desde el manantial a cada uno de los tratamientos termales, asegura su uso en  Balneario sin que pierda ninguna de sus propiedades terapéuticas. Debido al alto contenido en sulfuro y a su temperatura, estas aguas están indicadas en el tratamiento y prevención de diversas enfermedades entre las que cabe destacar las Afecciones respiratorias: de vías altas (faringitis, amigdalitis, sinusitis…) y de vías bajas (EPOC, asma, neumoconiosis…), las Afecciones reumáticas: reumatismos degenerativos (artrosis), reumatismos inflamatorios (artritis, espondilitis), reumatismos periarticulares (tendinitis, neuralgias…) las Secuelas postraumáticas y quirúrgicas de fracturas, esguinces, luxaciones…. Las Afecciones neurológicas: polineuritis, poliradiculitis, secuelas de hemiplejias. Y por supuesto, las Afecciones dermatológicas: eczema, psoriasis. Sobre esto ya hay escritos numerosos desde la antigüedad, firmados por ejemplo por ilustrados como Diego Torres de Villarroel o Javier Limón.

Año tras año, en el Balneario de Ledesma, realizan curas termales miles de personas procedentes de toda la geografía española y de algunos países del extranjero. Ello se debe a que, tanto en el ámbito nacional como internacional, este Balneario está considerado como lugar de referencia dentro del conjunto de Estaciones Termales. Su línea cosmética conserva intactas todas sus propiedades calmantes, desensibilizantes e hidratantes. Un referente en suma para quienes buscan un contacto auténtico de su piel con la naturaleza y vivir una experiencia realmente sanadora, ha contribuido con propiedades únicas que se encuentra disponible en su tienda on line www.cosmeticaledesma.com

“EL ALTO CONTENIDO EN AZUFRE, QUE ES UN POTENTE ANTIOXIDANTE, OFRECE UNA SERIE DE BENEFICIOS PARA LA SALUD”

Estos son nuestros consejos de belleza:

  1. Hidratación, hidratación e hidratación: Sí, llámanos poco originales, repetitivos, pesados… Pero sí, la hidratación es una máxima de la que no vamos a prescindir. Es fundamental para tu salud y para mantener tu piel joven, sobre todo cuando estamos más expuestos a los rigores del frío y la sequedad (no te decimos nada si haces deportes de nieve o montaña), Como ya te hemos dicho, debes hidratarte por dentro, pero también por fuera y nada más efectivo que los cosméticos termales. El Balneario de Ledesma cuenta con una amplia gama.
  1. Calma tu piel tras la depilación: Tanto hombres como mujeres quieren estar perfectos y para verse bien mantienen a raya sus pelitos rebeldes. Después de la depilación, hagas lo que hagas, la piel se resiente, así que para aliviarla nada mejor que los cosméticos termales, un gran aliado.
  1. Limpieza profunda: Mantener limpia la piel es imprescindible. La contaminación, los maquillajes, el uso de otras cremas… la limpieza es más que importante. Exfolia tu piel y límpiala en profundidad con productos adecuados, revisa la línea del poder termal del agua del Balneario de Ledesma.
  1. Cuida y protege zonas especialmente sensibles: A veces nos olvidamos de zonas específicas como los pies o las manos. También para los hombres, la hidratación after shave. Trátate como se merece tu piel, con cosmética termal especialmente diseñada para ellos.
  1. Ayuda a fijar el maquillaje: El calor y el maquillaje no se llevan demasiado bien. Aunque nuestro consejo es que en el día a día dejes respirar tu piel, para esa ocasión especial en la que decidas utilizar maquillaje, si quieres que aguante mucho más, el agua termal te ayudará a fijarlo.
  1. Reafirmar: También existen productos termales que luchan contra algo que preocupa a todos, pero especialmente a las mujeres, la flacidez. Reafirma esas zonas más problemáticas y trátalas con cosméticos termales.
  1. Refuerza la barrera natural de la piel: Una de las maneras más eficaces de conseguir que la piel se vea bien es protegiendo su propia barrera natural. Sí, también para esto es efectiva el agua termal.
  1. Antienvejecimiento: Ya lo sabes, la piel es fundamental para el buen aspecto, así que si quieres evitar el envejecimiento prematuro apúntate a la cosmética termal.

Sus propiedades son acumulativas y aportan a la piel hidratación y efectos antienvejecimiento por lo que es imprescindible su uso diario. Estas ventajas la han convertido en un imprescindible del bolso de cualquier mujer, y de toda la familia.

No cabe duda de que los cosméticos termales son un filón,

porque nada es tan bello como la salud.

www.cosmeticaledesma.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies