BLOG LEDESMASANA «Peso&Salud» (VI): Vitamina D, alimentación equilibrada y ejercicio físico, claves frente al COVID

En las últimas semanas se han publicado informaciones contradictorias a cerca de los beneficios de los suplementos de vitamina D en la prevención y tratamiento de la enfermedad por el coronavirus SRAS-CoV-2, más conocido como la COVID19.

La vitamina D es una hormona que se produce en la piel durante la exposición a la luz solar, y que ayuda a regular la cantidad de calcio y fosfato en el cuerpo, los cuales son necesarios para mantener saludables los huesos, dientes y músculos.

La vitamina D juega un importante papel en la modulación de la respuesta inmune y aunque existe alguna evidencia de que los niveles bajos de vitamina D baja se asocian con infecciones agudas del tracto respiratorio, actualmente no hay evidencia suficiente de la eficacia de la vitamina D como tratamiento o prevención del COVID-19, por lo que debe evitarse la suplementación excesiva sin supervisión médica, ya que podría poner en riesgo la salud.

Sin embargo las personas que tienen niveles deficitarios de vitamina D, personas con factores de riesgo asociados (personas mayores, institucionalizados, niños y adolescentes en crecimiento, lactantes, mujeres embarazadas y pacientes con enfermedades crónicas como enfermedades renales, hepáticas, intestinales, óseas o inmunitarias) en las que además el confinamiento puede haber agravado el déficit por la falta de exposición solar, sí se deberían suplementar con algún medicamento con vitamina D, por ejemplo colecalciferol, debido al importante papel de esta vitamina en el metabolismo del calcio y su fijación a los huesos.

Para las personas sanas basta con tomar diariamente el sol 10-15 minutos en brazos, piernas, cara, en las horas centrales del día pero procurando no quemar la piel (protegerla convenientemente), y aumentar en la dieta los productos alimenticios vegetales o animales ricos en vitamina D, por ejemplo, los pescados azules (salmón, boquerones, arenques o sardinas), hongos y setas como los champiñones, marisco, hígado de animales, huevos (yema), aguacate, cereales, así como con alimentos enriquecidos con esta vitamina, como los lácteos.

Listado de productos con Vitamina D

Perder peso es una medida de prevención de COVID-19

En anteriores artículos ya hemos abundado sobre las evidencias científicas y estadísticas que señalan como las personas obesas son más vulnerables al Covid-19. Numerosos estudios han ratificado que la obesidad es uno de los principales factores asociados a mal pronóstico en pacientes infectados por el Covid-19. Sabemos que la gravedad de la enfermedad aumenta con el índice de masa corporal (IMC). Y no sólo porque la obesidad es responsable de hipertensión, diabetes, de enfermedad pulmonar restrictiva, así como de inflamación sistémica de bajo grado, que a su vez son responsables de complicaciones de la enfermedad. Además el receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) al que se adhiere el virus para entrar en las células se expresa en cantidades más altas en el tejido adiposo que en los pulmones, lo que hace a las personas obesas más vulnerables al SRAS-CoV-2.

El confinamiento ha agravado la obesidad. En la actual situación de confinamiento muchas personas han bajado la guardia a la hora de llevar una alimentación saludable y de realizar ejercicio físico. Algunas estimaciones indican que en estos dos meses de confinamiento los ciudadanos han engordado una media de 4 a 7 kilos, algunos hasta 10 kilos.

En estos momentos la prevención y tratamiento del sobrepeso es fundamental y es una medida tan importante como el lavado de manos, el distanciamiento físico y el uso de mascarillas y gafas. En la desescalada se ha percibido un deseo de hacer vida social, lo que esta implicando mayor consumo de alcohol y una mala alimentación y por tanto, más obesidad y aumento del riesgo de complicaciones, dándole una clara ventaja al Covid-19.

Conclusión: en esta crisis por la pandemia del COVID,  armar nuestro sistema inmune es clave, junto con la higiene y la distancia social. Mientras no existe una vacuna nuestra fortaleza es nuestra principal arma. Por eso hay que evitar ganar peso y en caso de padecer obesidad hay que actuar ya para resolver el problema, iniciando una dieta saludable y ejercicio físico con la ayuda de un especialista. Y sabiendo que perder peso de forma saludable es un proceso lento, que hay que hacer sostenible, con una sabía elección de alimentos y de actividad física compatible, huyendo siempre de las dietas en desequilibrio, que nos obligan a pasar hambre, o de los supraesfuerzos deportivos que solo llevan a agujetas o sobrecargas cardiacas. En síntesis, una decisión que implica la adquisición de unos hábitos de vida saludables. Nunca es tarde, y hoy mejor que mañana: ánimo.

Con toda esta información, no podemos más que insistir desde nuestro Programa LedesmaSana en la importancia de que caminemos hacia un necesario equilibrio peso/salud/bienestar. Ya estamos disponibles para lo que necesitéis.

Para más información, no dudéis en poneros en contacto con nosotros, llamando al:

☎️ 923 149 100 y preguntando por la Doctora Dña. Encarna Montejo o por nuestro propio Director del Balneario de Ledesma, D. Ángel Lois

👉🏻 o escríbenos al mail medic1@balnearioledesma.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies